Los escritorios de cristal son adecuados para cualquier tipo de oficina, siempre y cuando su diseño y características se adapten al espacio que se está creando para el trabajador.

El actual mobiliario fabricado en este material ofrece una resistencia similar a la de la madera con unas ventajas que debes conocer antes de descartar la opción. De hecho, es muy recomendable este acabado cuando se quiere transmitir una imagen de elegancia y transparencia dentro de la empresa.

  • Diseño estético: El cristal es uno de los materiales más elegantes y logran transmitir esa imagen de empresa en la oficina que se utilizan, dotando a las salas y despachos que los equipan de mucho estilo.
  • Funcionalidad y resistencia: Aunque todavía exista el mito de que el cristal no es resistente, la realidad es que es muy duradero y ofrece resistencia a golpes y arañazos. Si se eligen modelos de vidrio templado, la estabilidad que ofrecen hará que sea una tarea compleja llegar a romperlos.
  • Combinación con otros materiales: La transparencia del cristal le convierte en un aliado perfecto para el diseñador a la hora de elegir los tonos de los demás muebles de la oficina. Precisamente por su color neutro puede combinarse con cualquier otro, e incluso servir para crear ambientes en varias tonalidades sin que resulten demasiado recargados.
  • Limpieza y cuidados: El cristal es muy fácil de mantener y de limpiar. De hecho, para su cuidado solo es necesario un producto para cristales y un trapo. No se requieren tratamientos específicos más costosos y complejos como sí ocurre en el caso de algunos tipos de madera.
  • Líneas clásicas que no pasan de moda: El escritorio de cristal es una opción que puede parecer clásica para el diseño de una oficina moderna. Sin embargo, no pasará de moda y puede adaptarse a este estilo añadiendo por ejemplo unas patas metalizadas que le den un carácter más vanguardista y actual.

Los diseños actuales de mobiliario de cristal para oficinas han sido fabricados con diferentes ténicas que son capaces de ofrecer la máxima resistencia y que se adaptan al trabajo para el que están pensados.

No se trata de acabados como los que se ofrecen en el mobiliario doméstico, y en muchos casos adoptan formas redondeadas o con las esquinas curvas que evitan también el temor a que alguien pueda sufrir algún percance con ellas.

En ese sentido, no hay nada de qué preocuparse. Es por eso que si crees que uno de estos muebles encaja en tu proyecto tanto por estética como por funcionalidad, te animamos a aprovechar todas sus ventajas frente a otros materiales.

Fuente

¡Hola! Haga clic en una de nuestras sucursales y preguntanos todo lo que deseas saber.